¡Lo que NO sabías de Alemania!

¿Cuál crees que es una de las cosas que más sorprende a los extranjeros cuando llegan a Alemania?

La costumbre del reciclaje en este país. ¡Si, si, como lo lees! Para los alemanes todo lo relacionado con el tema del medio ambiente es muy importante, ya que cada vez son más conscientes de las pequeñas acciones que podemos integrar en nuestro día a día para mejorar nuestro medio ambiente. Incluso las estadísticas lo demuestran, Alemania tiene una de las tasas más altas de reciclaje de Europa. En concreto, reciclan el 66,1% del total de toneladas de residuos municipales que generan. Este dato fue publicado en el último informe de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), en el que también se refleja que la media de la Unión Europea está en el 45%.

Su sistema de reciclaje es algo complicado para las personas que no lo conocen. Pero no te preocupes, tú también cogerás rápidamente el hábito. A continuación de voy a explicar un poco su sistema de reciclaje y sus costumbres más comunes para cuidar su naturaleza.
Alemania
En primer lugar, apenas se ven botellas tiradas en la calle. Y esto, en gran parte se debe al sistema PFAND. En el supermercado venden botellas con un símbolo especial (lo puedes ver abajo), que significa que la botella esta incluida en el sistema PFAND. Lo que lo hace tan único y especial es que pagas un pequeño importe adicional (25 cts / botella de plástico – 8 cts / botella de cristal) que se te devuelve en el momento que devuelves el envase. Esto se hace en máquinas específicas que normalmente se encuentran en las entradas de los supermercados. En estas, se introduce la botella vacía y recibes un vale con el importe, que se te dará en efectivo en la caja o se te descontará de tu compra. De esta forma, se aseguran de que la gente no tire los envases y al mismo tiempo los reutilizan en el proceso de envasado.

Pero en este sistema no solo se incluyen botellas que venden en los supermercados, sino que en algunos bares también cobran más por la consumición, pero en el momento que devuelves la botella, por ejemplo, de cerveza o zumo, ellos te devuelven el importe que habías pagado por el PFAND. 

Así que ¡no te despistes y fíjate muy bien en las botellas!

Pfand
Reciclar
Y ahora viene lo más complicado, la separación de basura. En Alemania tienen muchísimos contenedores para los diferentes tipos de residuos, y reglas bastante estrictas en cuanto a lo que se puede tirar y lo que no a cada contenedor.

- En los contenedores y bolsas amarillas van residuos de envases que no sean de papel o cristal. Es decir, de plástico (como envases de yogur, bolsas y botellas de plástico, juguetes de plástico), de metal (conservas, chapas de botellas, ollas, herramientas) y materiales compuestos (tetrapak, cápsulas de café). Recomiendan separar todos los elementos de un envase, por ejemplo, la tapa del propio envase del yogur, etc. Así, las máquinas de reciclaje reconocen cada elemento y pueden clasificarlo según corresponda.
- En cuanto al cristal tienen tres contenedores diferentes. Uno blanco para las botellas de cristal transparentes, otro verde para las botellas de cristal verdes o azules y el contenedor marrón es para las botellas marrones. Las botellas se tienen que vaciar antes de tirar y quitar el tapón. También se pueden tirar botes de cristal de mermeladas o de conserva y los tarros de papilla para bebés. Lo que no se debe tirar: vasos normales, vajilla rota, o cristal de ventana.
- En los contenedores azules se tira papel y cartón. Aquí se incluye periódicos, libros, catálogos, papel de regalo, cartones de huevos, envases de azúcar y harina (si son de papel). No se incluye recibos de compra, ticket de bus/metro/tren, papel de hornear… Aconsejan usar el máximo número posible de veces las bolsas de papel, ya que el proceso de producción es bastante costoso.
- El contenedor de residuos orgánicos “Biotonne” suele ser verde o marrón. En esta se echan todos los residuos de la cocina como las pieles y semillas de frutas y verduras, café y té, sobras de comida, huesos, espinas, comida en mal estado, flores, hojas y ramas.
- Los desechos residuales “Restmüll” van en un contenedor negro, en el que se incluyen cenizas, velas, pañales, gomas, fotos, cuero, aceite de freír, bombillas (pero no las de bajo consumo), artículos de higiene, suciedad de barrer, porcelana, vasos, bolsas de aspirador, restos de tela, papel manchado, colillas de cigarrillos y arena para gatos.

Al principio parece muy complicado y seguramente te líes las primeras veces. Pero con el tiempo te acostumbrarás y cogerás el hábito.
Y con esto no han acabado las costumbres alrededor del reciclaje, ¡hay más!

Suelen llevar bolsas de tela para el momento de la compra, así evitan tener que comprar una bolsa de plástico y además las pueden reutilizar y lavar todas las veces que quieran. Muchos también se llevan bolsitas de tela pequeñas para la compra en las que meten la fruta y verdura que van a comprar, previniendo así el uso de las bolsitas de plástico. Incluso, algunas personas que suelen comprarse un café para llevar ya llevan su propio termo.

Como ves les encanta todo lo que se pueda reutilizar. Además, son pequeños gestos en nuestro día a día que van a ayudar muchísimo al cuidado y mantenimiento de nuestro medio ambiente. 



¿Y tú? ¿Vas a adoptar alguno de estos hábitos? ¡Anímate!

Zero Waste
Zero Waste

Imprimir   Correo electrónico